Gracias por el artículo. ¡Por fin podré devolver el filo a las cuchillas de mi máquina de afeitar, y no tendré que volver a dejarme la cara como un Fatality de Mortal Kombat!

Responder