Saltar al contenido
Todo-Cuchillos.com

Lijas

Como bien habrás podido comprobar en nuestra web, existen numerosos métodos para afilar cuchillos. Piedras, chairas, afiladores manuales, afiladores eléctricos… Ahora, nos toca hablar de uno de los más infravalorados: afilar cuchillos con lija.

¿Por qué decimos “infravalorados”? Sencillamente, porque el auge de los sistemas de afilado eléctricos, más cómodos para el usuario, ha hecho que los métodos más tradicionales, que requieren de cierto esfuerzo, vayan cayendo poco a poco en el olvido. Y eso es, precisamente, lo que parece que le está sucediendo a las lijas para afilar cuchillos.

Sin embargo, no queremos ser alarmistas: comprar un lija para afilar cuchillos todavía es algo a lo que recurren muchos usuarios, especialmente, los más puristas y tradicionales, que recelan de las “nuevas invenciones modernas”. La elección de estos entendidos está más que justificada, pues no hay mejor forma de conseguir un filo preciso que contar con la sensibilidad de una mano experta a la hora de afilar.

Para ti, que has venido hasta esta página, y para esos usuarios puristas que prefieren afilar sus cuchillos a la “vieja usanza”, hemos preparado esta guía, en la que nuestro objetivo es ofrecer todo tipo de información y consejos para comprar lijas de afilar. ¿Nos acompañas?

Qué es una lija para afilar

Los primero de todo, será dejar claro el concepto al que vamos a referirnos a lo largo de toda esta guía: ¿qué es y para qué sirve una lija de afilar?

Una lija de afilar es una especie de lámina granulada que puede presentar diferentes tamaños y cuya utilidad principal, como su propia denominación nos sugiere, es la de afilar determinados utensilios, como cuchillos, navajas, hachas, herramientas, etc.

Esa superficie granulada a la que hacíamos referencia es la que le otorga a la lija el poder de afilar otros objetos. Se trata de pequeñas incrustaciones de piedra, diamante y otros materiales igualmente resistentes que, al frotar contra aquello que queramos afilar, se irán “comiendo” cualquier irregularidad, hasta dejar la superficie del objeto en cuestión perfectamente lisa y afilada.

En función de aquello a lo que pretendamos dar filo, tendremos que escoger lijas de diferente grano, ya que de la rugosidad de la lija dependerá el poder abrasivo de esta y, por tanto, su capacidad para hacer frente a los materiales de los objetos que vayamos a afilar.

Comprar lija para afilar cuchillos

Ahora que ya nos hemos hecho una mejor idea de lo que estos utensilios representan, toca pasar al siguiente nivel: ¿qué lija para afilar comprar? No hay más que echar una ojeada por el mercado de este sector para darnos cuenta de que, si existen tantos precios diferentes, será porque también existen lijas con diferentes características y propiedades.

Y esa es la razón de ser de esta sección de nuestra guía: enseñarte cuáles son los factores a tener en cuenta para que cada usuario pueda escoger la mejor lija para afilar, en función de sus necesidades. ¡Vamos con ello!

  • Dimensiones: en el mercado, podremos encontrar muchos tamaños diferentes. La elección de unas medidas u otras dependerá de cómo nos sintamos más cómodos al afilar, del tamaño de aquello que queramos afilar, de cuánto dinero nos queramos gastar, etc. Así que, párate unos segundos a pensar si necesitas un lija para afilar grande o si, por el contrario, te basta con una lija para afilar pequeña.
  • Grano: este punto es muy importante, ya que de la elección del tipo de grano y de su composición dependerá cómo de abrasiva (y por tanto, efectiva) será la lija a la hora afilar objetos. En el siguiente apartado de la guía, encontrarás información sobre el grano de las lijas.
  • Modo de empleo: existen varios métodos para afilar objetos utilizando una lija, en seco y en agua. Antes de comprar, échale un vistazo a las características del modelo escogido, para saber si se trata de una lija de seco o una lija de agua (también las hay compatibles con ambos usos).
  • Especialidad: aunque existen lijas multiusos que te ofrecerán un rendimiento aceptable en prácticamente cualquier tarea, también se pueden encontrar lijas especiales para cada tipo de trabajo o cada tipo de material con el que vayamos a tratar. En el caso que nos ocupa, una lija para afilar cuchillos sería lo mejor.
  • Marca: aunque, a simple vista, todas las lijas parecen iguales, lo cierto es que pueden tener ciertas diferencias que hagan que unas sean mejores que otras o más duraderas que otras. En este sentido, los fabricantes juegan un papel fundamental, así que, siempre que puedas, apuesta por las mejores marcas de lijas para afilar.
  • Precio: en función de todos los parámetros que acabamos de contemplar, los precios de las lijas para afilar serán muy diferentes entre sí. Escoger entre lijas de afilar baratas y lijas de afilar profesionales y más caras, será decisión tuya.

Características de las lijas para afilar

En esta sección, abordaremos los diferentes elementos que componen las lijas, así como algunas especificaciones que merece la pena conocer, especialmente todo lo relacionado con el grano.

Dominar estas cuestiones serán las que nos permitirán diferenciar las lijas de afilar buenas de aquellas menos aconsejables, así que no pierdas detalle:

Tipo de grano de las lijas

Como “grano”, conocemos al material abrasivo que va adherido a la superficie de la lija y con el que conseguimos el efecto de lijado sobre los objetos que tratemos. Su composición determinará a cuál de los 3 tipos de grano existentes pertenece nuestra lija:

  1. Lijas con grano de óxido de aluminio: se trata de un grano sin aristas agudas, de forma redonda y que ofrece una gran durabilidad. Estas propiedades le confieren una gran capacidad para lijar superficies de metal y madera que presenten virutas largas, así como para lijar paredes enlucidas.
  2. Lijas con grano de carburo de silicio: es un grano fino, anguloso y algo quebradizo, por lo que la durabilidad no es una de sus virtudes. Su uso está recomendado para materiales sólidos como el vidrio, la piedra, la cerámica, los plásticos, etc.
  3. Lijas con grano de corindón de circonio: este grano se caracteriza por su uniformidad y por su excelente durabilidad. Es perfecto para lijar o afilar objetos de acero inoxidable.

También podremos encontrar algunas tipologías diferentes, en función de la cantidad de grano que tenga la lija. Las lijas de grano abierto tienen menos grados por unidad de superficie, mientras que las lijas de grano cerrado son las que presentan una mayor concentración de grano.

Número de grano de las lijas

El número que vemos especificado en las características de una lija hace referencia al tamaño del grano. Y es que el grano se obtiene mediante una operación de criba, por lo que dicho número (40, 60, 240, etc.) se corresponde al número de divisiones por pulgada lineal que tiene el tamiz con el que se cribado el grano.

Cuanto menor es el número grano, mayor será su tamaño y más basto será el lijado. Puedes usar las siguientes cifras a modo de referencia:

  • Grano de 40 a 50: lijas muy gruesas.
  • Grano de 60 a 80: lijas gruesas.
  • Grano de 100 a 120: lijas medias.
  • Granos de 150 a 180: lijas finas.
  • Granos de 240 a 400: lijas muy finas.

Soporte de la lija

Se trata de la base o superficie sobre la que se adhiere el grano. Puede haber varios tipos, pero estos son los tres más importantes y habituales:

  1. Lijas de papel: es el soporte más común de todos, y ello se debe a que también es el más barato. Una gran flexibilidad y una resistencia más que decente son sus principales reclamos (además del precio, claro). Pueden llegar hasta granos de 1200 y, en caso de contar con un proceso previo de impregnado de sustancias resistentes al agua, se pueden utilizar para el lijado húmedo.
  2. Lijas de poliéster: este material es aún más flexible y resistente, lo que hace que también sea un poco más caro. Su uso está recomendado para metales y para lijadoras de banda.
  3. Lijas de fibra vulcanizada: es el material que alcanza la máxima resistencia, pero también mayor rigidez. Se suele utilizar en amoladoras angulares para lijar metales.

Aglutinante

Se llama así a la sustancia adhesiva que se utiliza para fijar el grano a la superfice de la lija. Se utilizan dos variantes normalmente: la cola natural (es lo que llevan las hojas de lija manuales) y la resina sintética (que aporta una mayor resistencia a la hoja de la lija).

Tipos de lijas

Una vez que conocemos los elementos y características que componen una lija, toca clasificar estos productos según su tipología. Para empezar, estableceremos una primera disión entre las lijas manuales y las lijas eléctricas, y a continuación veremos los sub-tipos que hay en cada una de estas dos ramas:

Lijas manuales

El lijado a mano ha sido, es y será muy importante. Se podría pensar que las lijas eléctricas desvancarían al proceso tradicional de lijar manualmente, pero lo cierto es que los objetos pequeños, intrincados o delicados siempre serán más fáciles de lijar mediante el método manual de toda la vida. Dentro de esta categoría, encontramos las siguientes variantes:

Hojas de lija

Son las reinas indiscutibles del lijado manual, las más prácticas y las más económicas. Suelen estar fabricadas generalmente con papel o tela (estás últimas son algo más caras, pero también más flexibles).

Como ya dijimos antes, su capacidad para lijar dependerá del número de grano con el que esté fabricada.

¿Quieres comprar papel de lija? Ahí van algunas opciones:

Lijas de esponja

Son muy fáciles de utilizar gracias a su flexibilidad y a su adaptabilidad a cualquier tipo de superficie. Ese, junto a su económico precio, las hace perfectas para lijar superficies comlpejas y enrevesadas.

Se pueden encontrar en dos grosores diferentes: las esponjas lijadoras bastas (para metales, maderas y plásticos) y las esponjas lijadoras finas (se pueden utilizar sobre las mismas superficies que las bastas, pero cuando se requiera una mayor precisión y delicadeza).

Lana de acero

Con este producto nos hemos dado una pequeña concesión, pues, estrictamente hablando, no es una lija. Si lo observamos con atención, veremos que se trata de una suerte de estropajo confeccionado con un hilo de acero de un grosor variable (hay fino, medio y grueso), que también ofrece muy buenos resultados cuando se trata de lijar otros objetos.

Lijas eléctricas

Las lijadoras eléctricas son ideales para trabajos grandes (lijar superficies amplias), ya que nos ahorrarán mucho esfuerzo físico. Sin embargo, hay que tener presente que, para que el lijado sea uniforme, debemos tener la lijadora eléctrica en constante movimiento.

En cuanto a los diferentes sub-tipos que encontramos en esta categoría, destacan los siguientes:

  • Lija eléctrica de banda.
  • Lija eléctrica excéntrica.
  • Lija eléctrica orbital.
  • Lija eléctrica delta.

Cómo afilar con lijas al agua

El afilado húmedo es uno de los procesos más interesantes y efectivos que podemos utilizar para devolver el filo perdido a nuestros viejos cuchillos.

¿Y cómo afilar un cuchillo con lijas húmedas? La mecánica no es demasiado complicada, pero sí que requiere de cierta técnica si queremos obtener los mejores resultados posibles. En el vídeo que te adjuntamos a continuación, un experto nos muestra cómo se usa una lija al agua para afilar cuchillos:

Lijas para afilar cuchillos

¿Qué lija usar para afilar cuchillos? No podíamos dilatarlo más… en una web dedicada al mundo de la cuchillería, si hablamos de lijas, teníamos que tratar el tema de utilizarlas como instrumento para afilar cuchillos…

Pues bien, si lo que buscamos es saber cuáles son las mejores lijas para afilar cuchillos, te diremos que podrían valernos principalmente 3 tipos:

  • Lija al agua para afilar cuchillos.
  • Bandas de lija para afilar cuchillos.
  • Discos de lija para afilar cuchillos.

Cualquiera de estas tres variantes podría ofrecernos buenos resultados, así que escoge la que prefieras o la que mejor se adapte a tu estilo de afilado.

NOTA: Toda la información de productos en Amazon se actualiza diariamente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.>

ACEPTAR
Aviso de cookies