Seamos sinceros… si el pan que te comes está tan duro como para mermar el filo de tus cuchillos, el problema no es de tus cuchillos, es de tu pan… ¡y del esmalte de tus dientes! 😀 😀 😀

Responder